}
|

marzo 28, 2014

Música Demencial

Buenas noches y bienvenidos.

Este es un nuevo relato para la web Adictos a la Escritura. El proyecto del mes se llama El desafío, y para participar hemos tenido que escribir una escena, que después se le ha adjudicado a otro compañero. Mi escena ha sido escrita por Osnolasaga (clic para leer) y da inicio al relato. 

Slàn go Fòill

Música demencial

Las balas volaban a ambos lados de la barricada de la Gran Vía; todos nos encontrábamos parapetados contra el muro de coches para protegernos antes de volver a atacar con toda nuestra munición.
A mí lado, cubriéndome mientras recargaba mi arma, estaba él protegiéndonos a los dos y a nuestra causa. Nunca, en mis veintidós años de vida, hubiera imaginado que mi ídolo musical luchara codo con codo junto a mí para defender nuestra ciudad de esta invasión enemiga. No daríamos ni un paso atrás.
Detrás de nuestra improvisada trinchera, oíamos avanzar al enemigo. El camino de caos que sembraba a su paso, sólo era comparable al eterno y atronador traqueteo de su ametralladora. Antes un sonido similar me hubiera puesto los nervios de punta. Hoy, después de sobrevivir a tantos asaltos, de ver cegadas tantas vidas, la sangre corría en mis venas con ansias abrumadoras y todo mi cuerpo estaba preparado para rendir batalla.
―¡Jumper Heart ―gritó a mi lado el otrora estrella de rock John Strauss; me había apodado con el nombre de una de sus canciones después de que le declarara mi perpetua admiración y desde entonces no me llamaba de otro modo―, espero que esas piernecitas huesudas no me decepcionen!
― ¡Sólo habrán decepcionados del otro lado, no lo dudes! ―respondí, gritando también para hacerme oír.
Ambos sonreímos con el tipo de sonrisa que eran habituales esos días: sonrisas de puro diente, donde reflejábamos nuestra locura y esa muerte a cuestas que arrastrábamos por las calles en ruinas y escondrijos oscuros. El estandarte de nuestra resistencia.
Una granada estalló a pocos metros a mi izquierda y supimos que ese era el indicador para separarnos. Asentí, a modo de despedida, y antes de que John pudiera devolverme el gesto corría por las calles, esquivando escombros, vidrios, vehículos. Y cadáveres, porque esos también abundaban entonces.
La agilidad de mis largas piernas pronto me tuvo a resguardo detrás de un contenedor de basura volcado. Desde allí aún no era posible ver al enemigo, pero ahora, además del ruido de sus armas y vehículos, podía escuchar sus voces. Y sus risas, porque ellos sí podían permitirse reír a grandes voces, dejarse las cuerdas vocales en una carcajada demencial capaz de arrastrarte al abismo si te permitías bajar las defensas.
Hinqué una rodilla en el suelo y abrí la mochila. Dentro sólo habíamos puesto lo esencial: una bonita caja de madera, decorada con detalles japoneses y símbolos que para mí carecían de significado. A mí sólo me importaba la música que esa pequeña era capaz de crear, y ¡vaya si prometía ser de las buenas! La melodía que escaparía de ella arrasaría como un huracán.
Con cuidado dejé la caja en el suelo y volví a colocarme la mochila. Utilicé dos dedos largos y llenos de callos para sacar del bolsillo de mi chaqueta una llavecita de aspecto delicado que introduje en la ranura correspondiente. Cuando se afirmó, comencé a dar cuerda a la caja de música, esperando con morbosa ansiedad que de un momento a otro se alzara la tapa y la joven doncella que aguardaba en su interior, se alzara, enseñando el sencillo kimono rojo, y danzara hasta el final de los tiempos.
Pero nada ocurrió, y cuando la cuerda estuvo tirante volví a apartarme de la caja, tomé el arma que había olvidado en el suelo y miré hacia atrás, a la trinchera donde ahora sólo quedaba John, aún a sabiendas de que debía correr, correr porque no cabía dudas de que el diablo lo seguiría entusiasmado.
Una nueva granada de mano explotó, esta vez a poco más de seis metros de donde me encontraba, y por un momento todo se llenó de polvo, y sólo mis pulmones amaestrados se resistieron a asfixiarse. Cerré los párpados y por un segundo todo se detuvo y sólo estaba el mundo de antes, el hogar, los padres, el fútbol, las chicas, los libros de texto y la escuela. Un recuerdo cálido afloró para brindarme el impulso necesario. Y mi cuerpo entró en acción.
Pies ligeros, sombras y luces bailando en el polvo, metralla, pasos, risas. Piernas ágiles y fuertes, oscuridad, oscuridad, oscuridad...
Curiosidad.
Si hay algo que esta guerra no ha podido quitarme es eso. Así que me detengo, en medio de la nada, en medio del plan cuidadosamente trasado, en medio del tiempo que se detiene conmigo un segundo... y se precipita luego. Allá lejos, los pasos se detienen también. Una sombra crece y se vuelve consistente, tanto que al final es carne, es ser humano, o lo que queda de él. Es curiosidad, porque supongo que eso somos los que seguimos en este mundo. Lo veo inclinarse y me pregunto si pasará un dedo por el borde de la tapa, pero no lo hace. En vez de eso, con gesto brusco, tanto que por poco lo arruina todo, levanta la tapa.
Y, ¡oh, Dios!, la música es increíble. Suaves notas que barren todo durante cinco segundos y casi, casi, estoy a punto de acercarme para ver a la joven japonecita alzándose para danzar, su cabello de hilo negro armado en un primoroso moño desprendiendo destellos
incendiarios... Pero una mano tira de mí y al voltear me encuentro a John que salió de la trinchera y me empuja en dirección al refugio, gritándome a todo pulmón cosas que no llego a escuchar porque justo en ese momento la música se detiene en un inesperado Si y la caja estalla en luz, una luz que crece y se come a las sombras, a los restos humanos, a las risas y a la metralla, se come el caos de la calle y más tarde escupirá su propio caos. Y se apresura en venir por nosotros, que corremos como enajenados, como nunca jamás hemos corrido, deseando salvar el pellejo aunque sea durante un día más.
Y es curioso, porque en ese momento de luz destellante y atropelladora no existe el sonido, no existe la música ni la explosión pero miro a John que corre a mi par y ¡lo juro!, ese hombre se está riendo, se ríe aunque resuelle, se ríe porque ya no puede cantarle al amor, se ríe como un demente y yo sospecho que me está ocurriendo igual.

16 comentarios :

Marta Ramírez dijo...

Simplemente, genial.

osnolasaga dijo...

¡Hola! Esperaba ansiosa por tu publicación a ver qué habías hecho con mi fragmento y me ha encantado; mucho mejor que cualquier cosa que se me hubiese ocurrido a mí. Incluso has hecho hincapié en detalles que yo no había reparado. Perfecto ¡Un beso!

Patricia K. Olivera dijo...

Hola, Ellora!
Llevaste muy bien el hilo del texto. Una historia intensa de principio a fin, uno deja de respirar mientras lo lee.
Muy bueno, te felicito.

Saludos!

Tania Yesivell dijo...

Una historia muy fuerte con varios toques interesantes, como la caja de música y párrafos como este:
«Ambos sonreímos con el tipo de sonrisa que eran habituales esos días: sonrisas de puro diente, donde reflejábamos nuestra locura y esa muerte a cuestas que arrastrábamos por las calles en ruinas y escondrijos oscuros. El estandarte de nuestra resistencia.»

Nina Benedetta dijo...

Me ha fascinado el relato, la verdad es que no podía dejar de leer y cuando llegó el fin me quedé pasmada. Me enganchaste desde las primeras líneas, guapa. Tienes un estilo muy bello y poético. ^^
¡Muy buen relato!

Dora Ku dijo...

Ellora: Hay señales inequívocas que se advierten cuando una persona es un o una buena escritor/ra. Permíteme decirte que tú eres de esas personas. Aún cuando leo que tienes algunos errores de redacción, la originalidad del tema atrae e invita a seguir leyendo.
Muy buen relato, ¡felicidades!: Doña Ku

Dragón Rosa dijo...

Genial el relato, me has llevado a la escena, rodeada de balas, risas, locura, curiosidad, rebelión y sobre todo mi favorita la música de la cajita.
Saludos :)

hada fitipaldi dijo...

Me ha gustado muchísimo el relato, tu forma de narrar es vertiginosa y llena de sensaciones. Das los ingredientes ylo demas lo hace la imaginacion. Me encanta! De verdad. Increíble

Cloe dijo...

Precioso. Qué manera de transmitir..me ha encantado

Maria Od dijo...

¡Genial relato! Yo me sorprendí mucho de como está narrado todo, atrapa y es imposible soltarse, sencillamente, un relato increíble, ha quedo perfecto con el primer párrafo.

daniel dijo...

Salvo una cuantas faltas tipográficas, está absolutamente genial. ¿Te has planteado contarnos la historia entera? Esto da para mucho.

Besos.

Ana Pascual Pérez dijo...

Enhorabuena Ellora, es un relato muy bueno. Me he metido en la historia desde el principio. Lo has narrado muy bien, transmites al lector esa angustia y sin razón que sienten los personajes. Un abrazo

ibso dijo...

La última de la lista y, sin duda, de las mejores de la clase.
Te releo para aprender.
Mi admiración.
Saludos.
ibso

Déborah F. Muñoz dijo...

Curioso de principio a fin, desde el trasfondo hasta los personajes. Además, la narración atrapa. ^^

-Bess- dijo...

Madre mía... una historia atrapante, impactante, y repleta de acción y sentimiento. Se lee en un instante, con el corazón en el puño y una media sonrisa. Posees párrafos, frases, que dan ganas de destacar, recortar y guardar para el recuerdo.

Lo único que supone un "pero" son pequeños errores que supongo no te dio tiempo a corregir como una "japonecita" (recuerdo solo ese) y alguna palabra fuera de lugar. Pero por lo demás está perfecto. Besos

Ana Pascual Pérez dijo...

Enhorabuena Ellora, muy merecido ser adicta del mes. Es un relato estupendo, repito su lectura. Un abrazo.